A creative studio specialized in 3D architectural visualization and portraying our clients' best ideas

El futuro del render: IV. Realidad aumentada y virtual


I. La situación actual
II. Visualización en tiempo real
III. Impresoras 3D
IV. Realidad aumentada y realidad virtual
V. ¿Y qué pasa con el BIM?
VI. Imágenes 3D

Como comentaba en la primera parte del artículo, la RA está viviendo su segunda oportunidad después de que no llegara a despegar hace algunos años. La llegada de los dispositivos móviles sustituyendo al engorro de tener que verlos vía webcam y la futura salida al mercado de las Google Glass, están empujando a muchas empresas a tomarse más en serio este tipo de tecnología, pero ¿Qué posibilidades reales tiene en el campo de la infoarquitectura?

Para los que queréis conocer algo sobre los orígenes de la realidad aumentada os remito a este post del blog de Buzinger. Esta tecnología se basa en añadir información extra mediante un dispositivo a lo que estamos viendo en ese momento. Pueden ser varias cosas: Apuntar a un monumento con el movil para que nos muestre información relevante sobre él, a un cartel de un festival de música para que nos lleve directamente a la compra de entradas, insertar un juego aprovechando las ventanas de un edificio o enseñar a nuestros clientes una maqueta en 3D que puedan girar, mover y modificar con solo un marcador y un dispositivo móvil.

 

Aún se andan inventando y desarrollando nuevos usos para este tipo de tecnología, pero la que nos interesa aquí está más relacionada con el último ejemplo mostrado.  

¿Como funciona? Es bastante sencillo. Imprimimos un “marcador”, que no es más que un papel o cartón con un dibujo determinado. Abrimos una aplicación de RA y apuntamos a este marcador con la webcam, la cámara del móvil o tableta. Al detectar la figura del marcador, el programa sabe que tiene que colocar una figura 3D concreta. Una vez que aparece vemos como está integrada en el entorno y podemos moverla o hacer varias cosas con ella como cambiar de color a los objetos o quitar y poner capas, dependiendo del software concreto que utilicemos. Hay diferentes variantes de este sistema pero más o menos funcionan todos igual.

Si quereis ver un ejemplo además realizado por una de las grandes empresas que en los últimos años ha demostrado un gran interés por el 3D, descargaros la aplicación del Catálogo de 2014 de IKEA para Android o iOS. Esta aplicación ha sido un gran espaldarazo para la realidad aumentada, ya que ha hecho llegar este tipo de tecnología a un público que desconocía su existencia. En general el interés está en aumento desde el anuncio de las Google Glass, que ha conseguido dar un empuje importante después del relativo fracaso que supuso cuando solo podíamos ver los modelos a través de la webcam del ordenador, muy espectacular pero muy poco práctico.

 

Pero no solo IKEA tiene una aplicación de este tipo. La RA se ha ido metiendo poco a poco en muchos sectores, como los videojuegos (las consolas portátiles actuales detectan marcadores de RA, y ha sido la base del éxito de Invizimals, por ejemplo). Hay revistas y folletos inmobiliarios donde apuntando a una fotografía nos obsequia con una vista 3D. Audi tiene un manual de coches en el que apuntando a un elemento nos muestra como funciona. Hay lugares turísticos con ruinas arqueológicas o excavaciones donde podemos ver a través del movil como fueron los lugares en su época. En definitiva, hay un nuevo mundo por explorar, y gran parte se basa en modelos 3D. Podemos hasta dibujar en 3D gracias a Gravity, que podéis ver a través de este post del blog de Decoración de Interiores.

Pero como el título de este post indica, hay otro tipo de tecnología más inmersiva pero de base similar que es la realidad virtual. Su máximo exponente actual es el recientemente adquirido por Facebook Oculus Rift. Esto es más sencillo de explicar: te pones el casco y te introduces en una vivienda, un videojuego, una montaña rusa... si giras la cabeza ves la parte correspondiente, puedes moverte mediante unos mandos, etc. Tampoco es una tecnología nueva (recuerdo haberla probado al menos dos veces hace más de una década) pero el nivel actual es mucho más amplio e inmersivo.

 

Tuve la suerte de probar Oculus hace unos seis meses y desde entonces le doy vueltas a formas de mostrar arquitectura con estos métodos. No existe manera más inmersiva y convincente de hacerlo que dejando al cliente que se pasee como si estuviera realmente dentro. Más aún con el avance del software de visualización 3D en tiempo real del que ya os he hablado.

En cuanto a software de realidad aumentada, hay que decir que aún adolece de ciertos problemas. No es fácil realizar un servicio de RA para infoarquitectura sin necesitar, aparte de alguien que modele el 3D, un programador que lo introduzca en la aplicación. Hay software como ARMedia, Augment, Layar o VisuarTech (esta última de Murcia) que no requieren de conocimientos de programación pero están limitados. Que cada uno los mire y vea si les son útiles. La alternativa más completa es Vuforia, para Unity, pero como digo requiere programación. Sin embargo, hasta ahora es la mejor solución que he encontrado. ¿Alguno de vosotros conoce alguno más?

 

Siento el post tan largo que me ha salido, pero creo que era importante compartir un poco las posibilidades que nos ofrece este tipo de tecnología. Ya falta poco para acabar el ciclo de post. Si has llegado hasta aquí, muchas gracias por tu paciencia y si puedes, dale al “me gusta” o similares que hay justo aquí abajo. Un saludo.


Escribir comentario

Comentarios: 0

  • loading