10 preguntas que te tienes que hacer sobre tu cliente

Por: Pablo A. Martín

Render vivienda unifamiliar exterior 3D
El cliente me especificó que quería alguien abriendo la puerta. El fondo ya le daba un poco igual. Cliente: Arquitectura y mediación SL

Como en todo trabajo creativo que se precie en el que haya que tratar con clientes de forma directa, hay que desarrollar unas pautas a la hora de establecer las condiciones de un encargo para adaptarse a lo que quiere dicho cliente, que en muchas ocasiones no lo tiene tan claro como querríamos. Es normal, es posible que nunca haya contratado este tipo de servicio o lo haya hecho con una persona con un estilo de trabajo totalmente diferente. Si bien las preguntas básicas están más o menos claras, hay otras que te ayudarán a definir mejor qué es lo que se espera de nosotros. Ahí van unas cuantas preguntas que tenéis que poder contestar una vez terminada la reunión ya sea en persona o por teléfono o mail:

 

1.- ¿A qué se dedica?: Después de unos años trabajando siempre para las mismas personas (y para mí mismo) me pilló por sorpresa que otros profesionales me pidieran unos requerimientos que no tenían nada que ver con lo que estaba acostumbrado. Luego es sencillo darse cuenta, pero las primeras veces puedes pecar al presuponer qué parte del resultado les interesaba más. En general (muy en general, no lo toméis como guía) me encuentro con que a los arquitectos de estudio les preocupa más el conjunto de colores, el punto de vista y que se entienda bien de donde surge cada elemento, mientras que los interioristas se pueden centrar más en los acabados de los materiales, en los modelos concretos de mueble y la decoración final. Te dirán que tipo de veta aparece en la mesilla de madera y en qué estantería van los platos. Los promotores y arquitectos de inmobiliaria no suelen ver con buenos ojos salirse de lo que ellos consideran una imagen normal. Los paisajistas obviamente se centran en cuestiones de vegetación... sabéis por donde voy. Hay que dedicarle más tiempo a aquellos elementos que ellos consideran más importantes.

 

2.- ¿Tiene claro lo que quiere?: Hay veces que ya saben a la perfección lo que quieren conseguir y te vienen con todos los datos necesarios y otras que prefieren que les aconsejes y vayas realizando los render según tu criterio. En contra de lo que pueda parecer, no hay una mejor que la otra, ya sea por unas expectativas tan precisas que no puedes maniobrar o por dudas y cambios de parecer a medio camino. Prepárate para lo que toca según el caso.

 

3.- ¿Está el proyecto cerrado?: Esta es básica. Si te dicen que no, tiembla. Diles que te especifiquen claramente qué partes del proyecto son susceptibles de ser modificadas y déjale claras las condiciones al respecto, o acabarás trabajando el doble (si tienes suerte). También está bien que tú mismo te planifiques al respecto dejando las partes variables para el final.

 

4.- ¿Para qué quiere las imágenes? ¿Donde van a aparecer?: Como ya comenté en un post anterior, la resolución depende del lugar a donde vayan a parar las infografías. Sobre todo deja claro si se van a imprimir y en qué tamaño, que luego quieren sacar una lona de varios metros y los píxeles salen como puños. Otro caso es que se presente a concurso o sea para una web o algo que requiera tiempo de espera para poder publicarlo por algún motivo. Cuestiones de derechos y confidencialidad vienen definidos por esta pregunta.

 

5.- ¿Tiene en la cabeza algún estilo gráfico?: Yo tengo una técnica bastante indirecta para que me dejen claro que tipo de visualización tiene un ciente en la cabeza si no me dicen ejemplos concretos o referencias de otras imágenes, le pregunto por detalles y cosas concretas: ¿Te parece bien un par de cuadros en las paredes? ¿Cuanto de alta es la hierba? ¿Tienes algún catálogo o alguna empresa concreta te suministra este material, para ver la textura? ¿te interesa contar algo específico del espacio? En varias te saldrán con un “no, no, esto me da un poco igual, no quiero que se vea todo tampoco...” y ahí tienes tu respuesta.

 

Infografia 3D interior
Cliente: Freeland Studio SL

 

6.- ¿Tiene referencias concretas?: Similar a la anterior y más clara. Suele ser buena señal que te diga que sí ya que demuestra interés por el trabajo y te pone las cosas más fáciles, pero déjales claro que tu no imitas imágenes y tienes tu estilo propio, que luego hay malentendidos.

 

7.- ¿En que tipo de detalles se fija?: Esta pregunta suele estar ya respondida si tengo datos suficiente de las preguntas 1 y 5, pero aún así hay que estar atento cuando te cuente el proyecto y apuntar las cosas de las que te está hablando: hay veces que se centran en ideas y recorridos y otras que te enseñan catálogos de mobiliario. Ya sabes a qué tienes que dedicarle más tiempo.

 

8.- ¿Conoce tu trabajo?: No supongas que sí, ya que según pasa el tiempo es cada vez más probable que venga referenciado o recomendado por otro cliente (carita sonriente) o que después de haber visto varias páginas de profesionales de infoarquitectura no se acuerde de quién es quién, o que no haya visto más que un par de cosas. Ten siempre a mano algo para enseñar.

 

9.- ¿Es el responsable directo del proyecto?: Lo normal es que así sea, pero si no es el caso como suele ocurrir con las inmobiliarias, ve más despacito y enseña más veces el proceso, e insiste en que lo vea el responsable final al menos una vez antes de entregar la definitiva.

 

10.- ¿Conoce las condiciones? Que se las lea, que te pregunte y que se de por enterado, sobre todo respecto a los cambios que se puedan o no se puedan hacer en medio del encargo.

 

Después de contestar a todas estas preguntas, te quedará una sola cosa clara... ¡cada uno es un mundo! Un buen entendimiento de lo que quiere un cliente o potencial es básico para superar unas barreras que son más altas que nunca. Vosotros ¿que preguntas os hacéis o le hacéis al cliente cuando os va a encargar imágenes (u otra cosa)? ¿Habéis tenido problemas por falta de información o por disparidad de opiniones en mitad de un encargo?

 

Si os ha gustado, pincha en “me gusta” para que siga escribiendo más.  

 

Render 3D concurso
Idea para un concursillo hace ya un par de años. De esos que se hacen en una tarde y cuentan "idea", da igual lo peregrina que sea. El 2º premio fue un elefante rosa, por cierto.

Todas las imágenes que aparecen en este post (al igual que en los anteriores) son propiedad de los respectivos clientes, con la autoría que me corresponde. No se permite su reproducción por cualquier medio sin permiso expreso. Graciaas

Escribir comentario

Comentarios: 1