El futuro del render: V. ¿Y qué pasa con el BIM?


I. La situación actual
II. Visualización en tiempo real
III. Impresoras 3D
IV. Realidad aumentada y realidad virtual
V. ¿Y qué pasa con el BIM?
VI. Imágenes 3D

Saludos a tod@s una vez más. Casi cerramos el ciclo de post sobre las nuevas tecnologías aplicadas a la infoarquitectura, y que menos que escribir un rato sobre la tan famosa últimamente tecnología y procesos de trabajo BIM, cada vez más utilizada en arquitectura, construcción, infraestructuras, etc.

Debo empezar confesando que, aunque alguna vez he trasteado con este tipo de software y sistema de trabajo, a día de hoy lo he acabado rechazando, a menos hasta que pase un tiempo. ¿Por qué, preguntareis, sobre todo con esos coros que se oyen continuamente de que es el futuro? Bueno, realmente de todas las tecnologías de las que os he hablado, esta es la única que condiciona los procesos, no el resultado. Como soy autónomo, no tengo un equipo grande (ni pequeño, salvo cuando trabajo con colaboradores a veces) con el que poder optimizar mis procesos de trabajo ni necesito una nube en la que guardar archivos. Pero, sobre todo, es porque hasta ahora ningún cliente me ha pedido que trabaje específicamente con BIM. Ellos me piden imágenes bien resueltas, animaciones, 360º, pero no les importa como lo haga. Por otro lado, siempre me mandan los planos en PDF o CAD, aún nadie en BIM.

 

Entender esto es totalmente imprescindible para lo que voy a contar a continuación.

Render BIM V-Ray
La vida de una imagen la dan los muebles, la decoración... En esto aún le queda trecho a BIM. Proyecto personal. 2014

Para los que no conocéis este sistema de trabajo, pensado sobre todo para proyectos de cierta entidad, podéis encontrar mil y un artículos al respecto, como este y este otro. En resumen, en vez de trabajar en plano se trabaja directamente en 3D con datos y condiciones que se actualizan a la vez en todos los documentos. Las ventajas se ven sobre todo cuando toca hacer cambios en los planos: al modificar un tabique en una planta, todas las secciones se actualizan a su vez, los datos que tengamos sobre los m2 de material, etc.

 

Este sistema no es nuevo, ni mucho menos, es una de las cosas que me molestan de esta no-nueva forma de trabajar. El pionero del BIM comercial (Building Information Modeling) fue Graphisoft con su ArchiCAD en 1987, quedando este sistema relegado a un segundo plano por los programas CAD hasta hace muy pocos años, debido entre otros a la continua insistencia de las empresas y los arquitectos que ya lo usan y el hecho de que en otros países se haya convertido en un estándar.

 

Pero vamos a lo nuestro. Dejando a un lado los temas de gestión del trabajo y compartir archivos en la nube, la única ventaja que supone BIM para visualización 3D es el hecho de que ya se tiene el modelo hecho, al menos una pequeña parte. Por lo demás, resulta más confuso que otra cosa, no por los programas en si mismo sino por la forma que veo de utilizarlos.

Render Artlantis interior
Este pedazo de render está realizado con Artlantis, un programa especialmente pensado para paliar los problemas de visualización de ArchiCAD. Autor: Tomasz Łuszczuk

Muchos de estos programas tienen ciertas limitaciones de tipo estético o artístico, ya que cualquier cosa que añades al modelo se añade como dato. No os asustéis, no me refiero a malversar las medidas de las estancias o proyectos, sino a poder añadir muebles, objetos y decoración. No es que no se pueda, sino que está limitado. Por otra parte, los renderizadores integrados con estos programas no llegan al nivel de calidad ya no solo de los clásicos del mercado (V-Ray, por ejemplo) sino de los programas en tiempo real de los que ya hablé hace un par de post, siendo además mucho más lentos en renderizar. Sin embargo, como existe la opción, muchos usuarios se conforman con ella, dando un paso atrás en calidad en unos años donde precisamente es más fácil que nunca llegar a un nivel de realismo más que aceptable.

 

Por todo ello, la opción más común si se quiere sacar imágenes de cierta calidad (si se necesitan, claro, hay veces que con cuatro cosas simples nos basta) es pasar a un programa de 3D externo. Por lo tanto, desde el punto de vista de la visualización 3D el BIM no ofrece prácticamente ninguna ventaja evidente sobre los programas tradicionales. Es por eso que muchos de los que nos dedicamos a realizar imágenes y no formamos parte de los procesos de trabajo miramos no al BIM, sino a las otras opciones como Unreal Engine y software “de videojuegos” como las soluciones del futuro.

 

En breve, el último post de la saga! Mientras tanto, dadle al "me gusta" de aquí abajo si os parece bien :)


Escribir comentario

Comentarios: 0